10 Mar 2020

Costos y Formación de Precios

 

Duración: 1 Día – 3 hs
Días de Cursado: 14/04 – 18 hs.
Lugar: Córdoba 1868-FECOI
Matrícula: Sin Costo

Receptores de la capacitación:

El curso está dirigido a propietarios de negocios o empresas, así como a pequeños emprendimientos familiares, hijos de los emprendedores, directores y personal de administración y finanzas.

Objetivos:

  • Determinar la estructura de costos del negocio
  • Comprobar su cadena de valor
  • Aplicar distintas técnicas de costeo
  • Determinar el precio al adecuado para el producto/servicio.
  • Determinar el “valor para el cliente”.

Contenido:

  1. Distinción entre Contabilidad de Costos y de Gestión.
  2. Clasificaciones de los costos que facilitan la toma de decisiones
  3. Casos prácticos de cálculos de materias primas, mano de obra y gastos indirectos.
  4. Distribución de los gastos indirectos: método tradicional y ABC (Activity Based Costing).
  5. La contribución marginal y el punto de equilibrio
  6. Punto de equilibrio en empresas con múltiples productos
  7. Punto de equilibrio monetario y físico.
  8. Planeamiento de resultados.
  9. Casos prácticos.
  10. Los costos y la toma de decisiones
  11. Costeo y fijación de precios a corto y largo plazo a terceros
  12. Métodos aplicables: Corto plazo: Método del Costo Diferencial, Largo Plazo.
  13. Método del Costo Total, largo plazo
  14. Método del Costo de transformación, largo plazo
  15. Método del Retorno sobre la Inversión, largo plazo
  16. Métodos basados en el costeo variable
  17. Precios internos de transferencia: su utilidad para la gestión.

Metodología:

Se efectuarán exposiciones por parte del Capacitador a fin de definir el marco teórico. Al mismo tiempo, se presentarán actividades que promuevan la participación e integración de los participantes, tales como análisis de casos, lecturas breves, construcciones grupales, ejercicios de auto evaluación y otras actividades que permitan acercarlos a la realidad de su trabajo cotidiano.

El precio es una categoría económica que expresa relaciones sociales de producción, constituyendo un instrumento imprescindible para el desarrollo de las relaciones mercantiles. –

Históricamente, la escuela clásica consideraba que existen dos “precios de mercado”: el que se debe a la competencia (o precio natural) y el que se genera sin competencia (o precio monopólico).

En las palabras de Adam Smith:

«El precio de un monopolio es en cada ocasión el más alto que se puede conseguir. El precio natural, o el precio de la libre competencia, por el contrario, es el más bajo que se puede tomar, no de hecho en cada ocasión, pero sobre un tiempo considerable. El uno es en cada ocasión el más alto que se puede exprimir de los compradores, o el que, se supone, van a consentir dar: el otro es el más bajo que los vendedores generalmente pueden permitirse aceptar, y al mismo tiempo continuar sus negocios.»

El «precio natural» depende directamente (en esta visión), del valor de un bien, y ese valor equivale a la «cantidad de trabajo» necesario para producir el bien en cuestión. Esto es conocido como la teoría del valor-trabajo. –

La asunción general   es   que, en   un mercado   libre y   dado   que   hay competencia, los precios de mercado disminuyen al límite posible:  el del costo de producción. Consecuentemente, desde este punto de vista, el precio de mercado de un bien o servicio depende de la producción u oferta.

Si por cualquier motivo ese costo de producción cambia, el precio de mercado cambiará. Por ejemplo, cuando avances tecnológicos facilitan la producción, disminuyendo los costos, los precios de mercado disminuyen. –

Lo anterior implica que, asumiendo competencia, los productos son intercambiado por otros a una cierta «tasa de cambio» fija en el corto y/o mediano plazo, cualquiera sea la moneda que escojamos para expresar esa relación: la tasa está determinada por la «cantidad de trabajo» o valor de los bienes en cuestión. Eso es conocido como la teoría de la neutralidad del dinero:

variaciones en la cantidad del circulante sólo afectan precios nominales, sin que tengan ningún efecto sobre las variables reales (cantidad producida y consecuentemente demandada, etc.).

Sin embargo, esa concepción da origen a una variedad de problemas.  Entre esas se encuentra el llamado problema de la transformación: básicamente, cuál sería el cálculo necesario para transformar esa «cantidad de trabajo» (como sea que sea medido) en precio de mercado.

Inscripción gratuita aquí

 

Compartir articulo

Facebook Linkedin Twitter